lunes, 21 de enero de 2013

La Culpa

"La Culpa". Óleo de Barbaro Toranzo Gordillo
La maternidad trae consigo muchas cosas inesperadas y digo inesperadas porque aunque te hayan hablado de ellas y realmente las "esperes" lo cierto es que tu forma de vivirla, tu experiencia, será única y especial, de eso no tengas ninguna duda. 

Tu vida cambia, no creo que sea adecuado tampoco decir si a mejor o a peor. Yo diría mas bien que es diferente, completa, llena. Antes de la maternidad quizás no fueras consciente de que te faltaba algo pero lo cierto es que cuando eres madre muchas veces te sorprendes a ti misma preguntándote cómo has podido vivir todo este tiempo sin tu hijo. Yo pienso que todo tiene su momento.

Paralelamente y en estos tiempos que corren, hay algo que también viene aparejado a la maternidad y es la culpa. No recuerdo nunca antes en mi vida haber recibido tantas presiones de mi entorno, cercano o lejano eso da igual, el hecho es que son presiones que impiden en muchas ocasiones, demasiadas, que puedas disfrutar de tu maternidad.

Al comienzo nuestra inseguridad y nuestro desconocimiento hacen que nos sintamos no solo perdidas sino culpables. A este respecto me resulta muy idónea aquella afirmación de que la culpabilidad es una invención cultural, es inexistente en tanto que cada uno tiene su circunstancia y su naturaleza. Por no olvidar el hecho de que, desde Eva en el paraíso, las mujeres hemos ido arrastrando esa culpa generación tras generación.

Hay presiones por todo; si das o no el pecho, si coges o no a tu hijo en brazos, si le das chupete o no, si lo llevas a la guardería o se queda contigo en casa, colecho o no colecho y un largo etcétera. Realmente, al principio te sientes tan perdida que no atinas a nada. Todo es nuevo y todos opinan. 

En la mayoría de las ocasiones no es solo una la respuesta correcta. Cada hogar, cada familia y sus componentes son muy diferentes de los demás, lo que a unos les va bien a otros no les sienta. En cuanto comencé a sentirme mas segura, y esto lo consigues conociendo a tu hijo y a base de la experiencia que te concede el tiempo junto a él, por fin pude ver las cosas con algo mas de claridad y tomé dos decisiones inmediatas; 1) Estar siempre informada de tal manera que consiga tener mi mente abierta aceptando además los consejos como lo que son, consejos, los tomas o no en función de tu conveniencia. 2) No dejar que nadie tome las decisiones por mí, nadie mejor que yo conoce a mi hijo y si cometo un "error" será mío y no el de otra persona ajena a mi hogar y que carece de toda la información que los que vivimos en dicho hogar poseemos.

Después de eso me siento cada día mas libre de culpa.

30 comentarios:

  1. ¡Cuánta razón tienes!
    La verdad es que al principio de tener al gordo fue un infierno, pero es como tú dices...vas conociendo poco a poco a tu niño y sabes lo que es mejor para él sin que te afecte tanto las opiniones de los demás...aprendes/te obligas a "desconectar"

    Un beso guapa y Feliz lunes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo que tardamos en entender lo que realmente debemos hacer suele ser bastante duro, al menos yo lo recuerdo así. Y me pregunto si algún día quedaremos totalmente libres de culpa...
      Besos

      Eliminar
  2. Las personas no vienen con manual de instrucciones. Cada ser humano es un mundo y tiene una forma diferente de aprender. Lo bueno es saber conocer esa personalidad y adaptar las enseñanzas a ella. No creo que exista el modelo educativo infalible. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, pero las presiones son tantas que a veces olvidamos esa premisa ;)
      Besos

      Eliminar
  3. Completamente de acuerdo!! Si no fuera por la presión que tengo , habría disfrutado plenamente mi maternidad. Sin embargo tengo un sentimiento de haberme perdido muchas cosas por culpa del miedo, los malos consejos, y la inexperiencia. Y luego solo queda la culpa de no haber hecho nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hacer nada o hacer lo que otros dicen siempre nos dejará ese amargo sabor. Tenemos que sacudirnos esa culpa! ;)

      Eliminar
  4. ¡Muy cierto! He sentido esa culpa en varias ocasiones, aunque la verdad es que no ha sido tan intensamente, quizás porque he tenido a mi hijo lejos de mi familia y de la mayor parte de mis conocidos. Y siempre pienso que el lado "bueno" de haber estado lejos de la familia, es que hemos podido criar a nuestro hijo tal y como hemos querido, casi sin intromisiones.
    Un abrazo guapa y me alegra que te hayas librado de la culpa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese casi es el que marca la diferencia. Lo injusto de todo esto es que siempre hay intromisiones, todos parecen estar dispuestos a meter baza
      Un besazo!

      Eliminar
  5. La culpa me acompañó muy cerca los dos primeros años de vida de mi hijo, hoy ya lo estoy manejando mejor, pero nadie te enseña, solo llega el momento en que bres los ojos y comienzas a hacer cambios. No es fácil, pero de a poco se puede.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, y como decía antes, muchas veces me pregunto si algún día estaremos totalmente libres de culpa... ;)
      Besos

      Eliminar
  6. La libertad es mucho más intensa cuando te libras de ella, mucho mas placentera!! Me encanta tu blog! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá fuera tan fácil romper esas ataduras o mas bien que nunca existiesen para no tener la necesidad de romperlas.¡Muchas gracias! ;)

      Eliminar
  7. Qué buena es la experiencia para librarse de culpas... :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Yo también estoy liberada completamente de culpas!!! Bonito post

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuanto me alegro! ;)
      Gracias y un besote!

      Eliminar
  9. La culpa existe por que estamos desinformadas e inseguras y los demás juzgan tooodooo el tiempo. Creo que tu decisión es muy acertada, cada familia es un mundo y las decisiones de cada familia son particulares, ni buenas, ni malas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la forma en que yo lo vivo y teniendo en cuenta que tampoco me gustan las "críticas", me cuido muy mucho de meterme en esas decisiones de familia ;)
      Besos

      Eliminar
  10. ¡Cuánta razón! Hay que liberarse, muy bien dicho.

    ResponderEliminar
  11. Uff tienes razón, por culpa de las presiones uno llega a sentir que lo hace todo mal y que parece que no acierta con nada... pero eso se acaba en cuanto reconoces si el llanto de tu hijo es por mimo, pis o hambre.. se acabaron las presiones y la culpa.. a veces los consejos que dan no lo son, son "directrices" que vienen acompañadas de un "toda la vida se ha hecho asi" y parece que todo el mundo sabe mas que tu... y digo yo.. cuando no tenia hijo siempre tenia la sensación de que los padres tenian la verdad absoluta, y ahora que soy madre por qué no respetan que yo también tenga esa verdad???.... jaja
    Un besito, por cierto, encontré el vestido negro con forma de tulipan en las rebajas de blanco, acercate, igual aun quedan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuanto me disgustan esas directrices. Desde que soy madre me tomo con mucho mas respeto las decisiones que toman los demás y espero que hagan lo mismo con las mías ;)
      Gracias por el dato!
      Un besote

      Eliminar
  12. Estoy de acuerdo contigo, conforme han pasado los meses, he hecho las cosas según he creído oportunas, y mi "culpa" ha ido disminuyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que siga así, que sea cada vez menor la culpa y ayudemos a las futuras mamás a no sentirla ;)
      Besos

      Eliminar
  13. Completamente de acuerdo contigo. Cada familia es un mundo y cada situación tiene su momento,erra es de humanos y de los errores se aprende. Sí, me habré equivocado un millón de veces pero he sabido salir de cada situación de la manera que he creido conveniente. ¿Si actuaría igual con otro peque? Pues...who knowsssss?
    besitos avainillados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobretodo teniendo en cuenta que no hay dos peques iguales, otro hijo, situaciones nuevas. Siempre estaremos aprendiendo ;)
      Besos

      Eliminar
  14. Completamente de acuerdo. Se necesita tiempo para conocerles.., y que ellos te conozcan a ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y siempre estaremos cambiando, pero juntos... ;)

      Eliminar
  15. ¡Cuánta razón amiga! La gente siempre dará consejos, a veces buenos y a veces no tan buenos,pero sólo nosotros sabemos lo que nuestros hijos necesitan.. por algo los hemos parido y convivimos con ellos no? besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, y todos opinan y todos creen tener la razón. Ufff
      Besos

      Eliminar