martes, 5 de marzo de 2013

Adiós Al Pañal

No hace mucho les hablé de mi embarazo que, aunque algo accidentado, recuerdo con mucho cariño esa especial etapa de mi vida. Si bien los embarazos suelen estar marcados por nuestras hormonas locas que bailan al son que les place, lo cierto es que en lo que al bebé se refiere he de decir que cada semana, cada mes, eran muy marcados. Puntual como un reloj se producían la gran mayoría de los cambios previstos. Les cuento esto porque luego descubrí que incluso después de haber nacido, mi hijo sigue siendo muy regular en sus cambios. Cada mes, casi con exactitud el peque nos suele sorprender con algunos de sus cambios. Unas veces son mas notorios que otros pero están ahí.

El mes pasado nos sorprendió con un par de cambios grandes, dos "adioses". Por un lado, se despidió de las siestas (aunque no de las esporádicas) y por otro, un definitivo adiós al pañal. Lo de las siestas, pues ya se sabe, o la duerme y nos acostamos todos a partir de las doce de la noche o la suprimimos y el peque se va a dormir sobre las ocho con tiempo para dormir las horas necesarias para el día siguiente.

En cuanto al pañal pues hemos pasado algunas fases desde "Preparándonos Para Dejar El Pañal". Una entrada de lo mas documentada que escribí hace unos meses donde yo misma comencé a ver las alternativas existentes en cuanto a orinales, reductores y demás.

Resumiendo un poco les diré que los primeros meses los dedicamos a familiarizar al peque (y a nosotros mismos) con los conceptos y que no empezamos mas en serio hasta Septiembre del año pasado. Compramos un reductor pero al comienzo se negó a usarlo porque en la guardería usaba orinal. Una vez pasó al váter en la guardería lo exigió también en casa, creo que se lo tomó como un ascenso.

La parte que más nos costó y ya no hablo del peque sino de nosotros, sus padres, fue la de atrevernos a salir a la calle con el peque ya sin pañal. Como siempre, todos opinan, todos aconsejan y te dejas llevar especialmente por los casos "negativos" que escuchas. Al final decidimos hacer caso omiso (y porque ya tocaba,  es decir, nos lanzábamos o nos lanzábamos) y todo fue coser y cantar; no ha tenido problemas para hacer pis de pie o sentado ni para "regar los árboles" cuando toca. Solo una vez se hizo pipí encima y al parecer le sirvió para no hacérselo mas, el peque es muy auto crítico en ese sentido. 

Lo mismo nos ocurrió con lo de quitarle el pañal mientras dormía y como siempre estaba seco pues optamos por quitarle primero el de la siesta. Lo demás vino con naturalidad, unos días después suprimimos la siesta (por los motivos que ya les conté) e imagino que con eso de que ya pasaba todo el día sin pañal llegó una noche (justo dos días después de cumplir los dos años y medio) en la que nos dijo que no quería ponérselo. Y desde entonces, ni un pipí encima, nada, sequito. 

Estoy segura de que aún nos quedan muchas mas fases por pasar pero quería hacer hincapié en el hecho de que las cosas tienden a suceder con naturalidad, los niños van necesitando sus cambios a su propio ritmo y que nosotros, los padres, "solo" tenemos que estar pendientes de las señales que nos van dando nuestros hijos y guiarlos. A veces son varios cambios juntos, otras uno a cada vez y nunca, nunca tienen por qué vivir la experiencia igual que otros niños. No nos dejemos llevar por el miedo a lo que pueda ocurrir porque con toda seguridad la realidad será bien distinta de lo que esperabas.

24 comentarios:

  1. Q ganas de vivir todos esos cambios, te das cuenta de como pasa el tiempo de deprisa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sobre eso tengo sentimientos encontrados. Por un lado te alegras de todos sus avances pero por otro ya se van haciendo tan mayores... ;)

      Eliminar
  2. Por lo que cuentas tu niño es un niño de libros (igual que mi primer hijo). El dejar los pañales es un GRAN paso para ellos y para los padres un GRAN felicidad.
    Mucha suerte en los siguientes pasos ;)
    Saludos, Andreína.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por la parte que nos toca. Un fuerte abrazo! ;)

      Eliminar
  3. Hola¡

    Yo no tengo hijos, pero todos estos cambios de los que hablas los viví con mi sobrina. Le pasó exactamente lo mismo, sólo se hizo pipí una vez encima y nunca más¡¡ Con lo mayor y señorita que es ella¡ jaja

    Un beso, te invito a que visites mi blog.

    http://cheekonchic.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo entendido que las niñas suelen ser mas rápidas en estas lides.
      Se bienvenida, me paso por tu blog ;)
      Saludos

      Eliminar
  4. Uff nosotros hicimos un intento hace un mes y fue un fracaso absoluto :(. Ahora nos están diciendo en el cole de volverlo a intentar pero después de la primera experiencia y el frío que hace me da terror...

    Uno de estos días compartiré mi experiencia, creo que estoy esperando a lograrlo jejejej

    Bxssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo si me ha quedado claro y es que el tema de estar preparado no es solo por parte del peque sino de los padres también. No te agobies, de verdad que todo es mas sencillo de lo que parece. Eso si, hay que tener mucha paciencia ;)
      Besos

      Eliminar
  5. Martina tiene 2 años y 3 meses y creo que en breve se lo voy a quitar!!!!!!
    Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísima suerte y mucha paciencia! ;)

      Eliminar
  6. Mi Peque dejó el pañal de día hace ya unos meses, pero el de noche supongo que seguirá un tiempito...De todas formas, no me preocupa, hago como tú, intento seguir su ritmo ;)
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que siga sin preocuparte, de verdad. Él solito te lo dirá cuando esté preparado ;)
      Besos

      Eliminar
  7. A mi con el grande (tiene 6 años ahora) me costo mas, sobretodo el de la noche, y despues cuando llego su hermano,se llevan 2años, mas aun, porque tambien lo queria como el, (celuillos de hermano mayor, jeje) en cambio el peque me costo poco, porque el queria ser su tete y usar "calsutet". Asi que el de dia pronto se lo quite, con algun pipi involuntario que como dices le sirvio para aprender al verse mojado.Si hay que seguir su ritmo y respetar cuando estan preparados o cuando no, sin obligarlos ni empeñarnos en que sea ya, o despues. Es mas o menos como el chupe, bueno ya no me enrollo mas, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que dicen que no hay dos hermanos iguales. Cada niño tiene su ritmo y nuestra labor es la de servirles de guía y observarlos mucho. Gracias por contar tu experiencia ;)
      Besos

      Eliminar
  8. Ole ese pequeeeeee!! qué bueno que ya lo haya pasado Yaneth, que sé bien de los ratos grandes que te tirabas en el baño con él jajajajaaj pero toooooodo tiene su recompensa!!

    En cuanto a hacerlo en cualquier lado.. G al principio también lo hacía, después ya de más mayor como que ha conocido la vergüenza y como no tenga un baño ya se puede reventar que nanai

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Total! tu eres mi testigo. Que paciencia hay que tener un rato largo sobretodo al principio. No te preocupes por G, ya le volverá a llegar la época en la que pierda la vergüenza jajaja
      Besos

      Eliminar
  9. Todo esto que tienes de bueno, que sea regular es el sueño de cualquier padre o madre, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, de vez en cuando nos sale por peteneras pero lo normal es que sea muy regular si ;)

      Eliminar
  10. Tomo nota!! Yo no sé como lo voy a hacer...Mi hija no pide ni pipí ni caca ni nada...buf...menos mal que es de enero y tengo año y medio por delante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te aconsejaría que pusieras un orinal a su alcance para que se vaya familiarizando, sin prisas, ya verás ;)

      Eliminar
  11. Es un gran paso el no tener pañales en ningún momento, y eso de ser autocrítico, qué bien!! Yo temo el momento en que me toque con la peque, aunque muchas veces se levanta sin pipí, pero, me da una pereza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso me refería, nuestros temores y nuestra comodidad son nuestros peores enemigos. En serio, yo estaba como tú y al final fue mas lo que le di vueltas que la propia realidad ;)

      Eliminar
  12. Pues me alegro de que todo haya ido como la seda... Ningún niño viene con manual de instrucciones así que hay que dejarse llevar por el instinto y observar mucho a tus hijos, supongo. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supones bien, la observación es primordial. Al menos a esa conclusión he llegado yo también ;)
      Besos

      Eliminar